jueves, abril 26, 2007

Depresión Post-concierto


Durante más de un mes mantuve firme mi alusión a Drexler en mi nick de MSN. Ni hablar de todo lo que transmití y escuché al mismo desde que supe que vendría por fin a realizar ese concierto que en Santiago se estaba pidiendo.
Por fin ayer fue el día y, que suene cliché y lo que sea, pero de verdad fue mucho más de lo que esperaba.
Una puesta en escena precisa y preciosa, minimalista con cuatro pantallas que mostraban imágenes, una vez más, precisas y de gran calidad. Una banda compuesta con músicos de primera, quienes además gozaban de un fiato que se agradece en conciertos que no pueden durar toda la noche. Y duró bastante (dos horas y media aprox); siempre poco, eso sí, para los que coreamos felices canciones antiguas y nuevas de este compositor uruguayo, otorrinolaringólogo y gracias a dios, músico
Paulinho Moska no hizo más que completar la noche llena de sorpresas (como el hno de Drexler cantándole a la comuna de Peñalolén), y dejar la vara tan alta que es difícil volver a la vida real después de toda la magia.
A mí siempre me pasa por lo menos. Al día siguiente de un concierto en el que casi lloraste de lo lindo que estuvo, me viene la depresión post-concierto. Es que uno piensa de verdad que el grupo o cantante está cantándole a uno, más si hay una comunicación tan fluida con el público. Pero luego se acaban los bis, se prenden las luces y buuu sólo se le tiene de nuevo en la lista de reproducción del computador (bueno, yo grabé trozos del concierto, algo que me sirve de consuelo). Pero bueno, también es por eso que se disfruta tanto... porque un buen concierto, como el de Drexler anoche en el teatro Caupolicán, nos deja siempre con la inquietud de seguir al intérprete y autor, hasta que vuelva a asomarse por estos lados. De verdad un lujo. Agradezco a Natalia y a Javier por la invitación.
Las fotos las saqué con mi superultra zoom electrónico jojojo, me cuentan si las usan.

9 comentarios:

camafeo dijo...

Drexler es maravilloso, Paulinho genial, el enano de los laptops es un rockero fascinante, en fin.
Todo esa noche fue magia.
Y pudimos estar juntos.

Tu Pancho.

Bárbara dijo...

Ay no! Taba dando vueltas por blogs des conosco conozco y pillo la depresión post concierto!! por fin alguién me entiende. Es lo peor, y a mi no me viene al otro día me viene al tiro, de vuelta a mi casa. Cuando uno trata más encima de explicar lo que fue y el receptor te mira con cara de "pobre mujer loca", hasta que te encuentras con alguién que también fue y te entiende. La peor depresión lejos vino después de U2. Si fue como un retiro espiritual digo yo.

Interpretando para Transformar dijo...

A mi me pasan ese tipo de depresiones, pero después de la lectura de algún libro, o de una película que esperé por mucho tiempo... me pasó, por ejemplo con la película: "Match Point" de Woody Allen...

Pese a lo diferente, te comprendo cualquier cantidad... al fin y al cabo, el arte es así...

gieb dijo...

Eso eso eso

Sólo en una cosa estoy en desacuerdo con Drexler. Dijo "Mi hermano es un tremendo compositor" y salio con "Peñalolen" esa canción que parecía himno municipal jajaja

Lo demás, excelente

gieb dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
gieb dijo...

Lea mi otro blog no el de la monja JAJAA

www.gonzaloespinozabravo.blogspot.com

Ahí está Drexler Y NO EL HERMANO!!!!

Saludos

gonzalo dijo...

quedaron hermosas las fotos

capri dijo...

uff

presioso el concierto...

lo mas esperado por mi...

y de verdad mucho mejor de lo ke yo pensaba....

sencillamente magico...
y la depresion me dura hasta hoy...

Ally dijo...

la mayoría sufrimos de drepseión post-concierto, es lo peor! yo quedo pegada semanas recordando y escuchando UUUNA y otra vez las canciones.
yo también grabé partes del concierto, incluso tengo archivos de audio de casi todo, es emocionante acordarse de todo pero también trae cierta nostalgia jajajaja. lo mejor drexler
encontré este blog por un link de una entrevista (creo)
jajaj da igual. saludos!