viernes, octubre 13, 2006

Reinalda del Carmen, Mi Mamá y Yo


Anoche asistí al estreno de este docu en la cineteca del Centro Cultural Palacio la Moneda, invitada muy amorosamente por una de mis profesoras. Estaba lleno. Muy lleno. Tanto que debió habilitarse otra sala para la proyección paralela de los invitados que no cupieron en la sala principal. Se apagó la luz y las emociones se comenzaron a desmenuzar. A grandes rasgos, el documental de Lorena Giachino Torréns, trata sobre, tal como lo dice el subtítulo de su presentación en la página web "Una madre que perdió la memoria. Su mejor amiga detenida desaparecida embarazada. Una hija que intenta rescatarlas. Una reflexión sobre la amistad, la maternidad y la pérdida". Este es el primer documental de la realizadora periodista y en mi opinión, eso se nota. Eso no quiere decir que el tratamiento sea descuidado o algo por el estilo, sino por el contrario: cada paso que se da, se nota que es muy pensado y analizado, lo que sin duda favorece sobretodo la investigación. Vamos a lo práctico entonces, lo que me gustó: que emociona, que es un intento de rescate de la memoria detenida; me gustó también la música incidental de Camilo Salinas, quien la hizo una vez que todas las imágenes, es decir el docu, estaba montado. Me gustó la figura de la madre. Sus diálogos, sus expresiones, y por sobre todo sus silencios. Eso es sin duda el plus más fuerte de este documental.
Lo que no me gustó: La aparición reiterada de las preguntas y la figura de la realizadora. Eso pasa tanto con la voz en off, como con sus preguntas en cámara, las que en algunos casos son muy útiles para el relato, pero en otros no hacen más que redundar algo que los silencios y las imágenes podrían haber mostrado. Yo sé que eso puede exculparse en el título "Reinalda.. mi mamá, y yo", y puede ser que estemos demasiado acostumbrados a la ausencia del realizador en cámara, pero a mí en un momento se me hizo un obstáculo para continuar el camino de las emociones que causa la historia. La realizadora debió dejar que su principal innovación, es decir, vivir la búsqueda de respuestas de una DDDD mediante un ser querido, actuara más independiente. Aunque fuera un cúmulo de silencios.
También hay algunos detalles técnicos en los que no me voy a meter, porque sé perfectamente lo difícil que es montar un material de esas características, pero detallitos como por ejemplo la entrada de la caña en el cuadro, o cambios muy bruscos en la luz, producen la distracción del espectador.

Pero es un ejercicio de memoria. Notable son los aportes de los jueces entrevistados (y de la mujer de los archivos), quienes permiten abrir la esperanza a que la realización de este documental sigue teniendo un sentido. Como podría tenerlo seguir hablando de esta herida profunda que aún nos hace estremecernos.
Se los recomiendo. Lo repetirán el 12 de noviembre y el 15 de diciembre en la cineteca. Esta última será una fecha simbólica, ya que se cumplirán 30 años desde la detención de Reinalda del Carmen Pereira, una de las tantas a las que todavía no se les puede despedir como debió haber sido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

qué agradable crítica, veamos si alguna vez llega a méxico el documental, no suena imposible

estoy cerrando mis blogs y espero puedas leer el post de despedida, aunque también estoy abriendo otros dos con otro perfil y otras intenciones

un abrazo

camafeo dijo...

Una hija y su madre van a visitar el lugar donde más sufrieron. Van a abrir las puertas para que salgan los fantasmas del dolor.
Al igual que en este documental, la memoria se activa para sanar.

Tu Pancho

Jävier`drígüez dijo...

ufff vengo llegando de la cineteca y solo a buscar info mas info sobre este bello documetal, talves mi opinion calificativa solo se puede sumar a tu "valido comentario" (uggh debo conseguir otra palabra). y cierto nacen las esperanzas de que en esos archivos (ordenados) estara el camino para enclarecer la verdad.

ñac.