miércoles, octubre 26, 2005



Mi vida es una lluvia de regalos.
Mi casa (familia adentro). El mundo (con los amigos, los que están, estuvieron y siguen estando siempre incluidos). El dolor que nos enseña. El vivir del cual aprendemos. El amor del cual renacemos.
Él desde hace años. Pero desde ahora, un abrazo constante, la suave brisa que acompaña mi cotidiana lluvia de regalos.
Las fotos pertenecen a una visita que hice la semana pasada con mi hermana, a nuestro barrio de tierna infancia. Es en Santiago Centro, cerca de San Isidro con Santa Isabel. Ahí viví hasta los 5 años. Visitamos el "Emporio Aguilera", que letras más, letras menos, sigue siendo el mismo negocio de la esquina, a cuya vitrina no alcanzábamos en altura para poder comprar dulces. La señora Isabel y Don Gilberto, sus dueños, (quienes nos recuerdan como si nos hubiéramos ido ayer), siguen como siempre, envolviendo el queso fresco en papel de roneo y amarrándolo con pitilla. En la casa del fondo (derecha) viví mi más hermosa infancia. De la cual tengo no sólo recuerdos mentales, sino cintas de video atesoradas, de cuando aún ni siquiera caminaba. La casa pequeña de la izquierda al fondo, eran mis vecinos. Pertenecía a la imprenta de la revista La Bicicleta. En ese entonces, no estaba ese moderno auto rojo. En su lugar, había un trasnochado suzuki blanco, manejado por el tío Ricardo. Yo preguntaba por qué trabajaban hasta tan tarde. Mientras pedía que me regalaran papel para jugar a la secretaria.
Cómo no voy a ser lo que soy. Cómo no voy a tener sueños en llegar a ser.
Esta vida llena de regalos. Y el sol que calienta cada día más.
Y yo cada vez menos incógnita en mi propio blog.
Shidi !

10 comentarios:

Hernán Fco. dijo...

Lindos tus recuerdos, siempre es muy grato hechar la pelica pa'tras y revivir recuerdos, suerte tienes.
¿sorry pero ¿aun tienes a la nana Ana??

Cako_LaLaina... dijo...

hermoso amiga yo tb hize eso una vez me fui en bicicleta a mi ex barrio fue hermoso ver todos esos lugares que uno recorria cuando pequeña pero lo mas lindo es la sensacion q te produce es como que volvieras a tener la misma edad de cuando caminaste por esos lugares.
besos
la

camafeo dijo...

Me alegra ser esa suave brisa, y es un compromiso continuar sin ser un huracán que preocupe, sólo ligero viento que endulza tu lluvia.

Tu Pancho

kotto dijo...

que bonitos recuerdos shidi !
si hasta tu relato me es familiar

un abrazo caura

Cristián dijo...

cuando uno no se da cuenta de los regalos que tiene y ha recibido durante toda la vida, se lo atribuyo al VIEJITO PASCUERO.
Por culpa de este viejito infernal y su historia sonsa...aprendemos o mejor dicho se nos atrofia el intelecto y una vez aldultos no tenemos conciencia de los regalos que recibimos dia a dia y algunos sin paquete-.
bye

Cheshire dijo...

mmm... en mi casa siempre recuerdan la casa en que yo vivía cuando niño... yo sólo recuerdo caminar por el camino del jardín hacia la calle, cuando me estaba cambiando de casa... es todo lo que recuerdo de la casa :S...

Saludos!!:D
JCM

A.Ocampo dijo...

me gusta leerte, escribes clarito y con gracia. =)

Profesor Márquez dijo...

De vez en cuando conviene hacer ese ejercicio de volver. Aclara las cosas, ¿no?
Saludos
PM

hagasbar dijo...

que tiemposm aquellos, ahora que leo tu post empecé a rebobinar mi cerebruto y recordar ciertas cosas de antaño...

Chauuu, salu2....

Nata dijo...

chori eso de que viajar por el espacio sea como viajar por el tiempo .
Saludos

ps: amiga hoy la vi.
en el peda... pero yo estaba en el suelo al otro lado, despues te busque y no estabai