jueves, septiembre 14, 2006

Sabina


Ayer hablaba con una amiga y me decía que cuando escucha Sabina le dan ganas de tomar y se ponía triiiste. Le respondí que era obvio... Es de imaginar que todas las letras y las músicas de Sabina están construidas entre unos buenos tragos y harto humo. Pero eso no es todo, pienso mientras veo un DVD de su actuación en el Gran Rex de Buenos Aires... ...Y que prefiero la guerra contigo al invierno sin ti...” “...Maldito sea el gurú que levantó entre tú y yo un silencio oscuro...” “...Que tardé en olvidarla 19 días y 500 noches...” Es que con esas frases todos llevamos un Sabina dentro. Lo destacable, según mi opinión, es cómo él ha podido vivir cincuenta años así, y seguir creando. Un misterio. Cuando fui a Buenos Aires pasé en la mañana temprano por el teatro donde tenía programadas actuaciones Sabina, había un cartel que decía "Las entradas para los tres conciertos de Joaquín Sabina se pondrán a la venta a las 11:00". Cuando pasé de vuelta, tipo cuatro de la tarde, encontré otro que decía "Entradas agotadas". Yo lo encontré casi increíble. Pienso todavía que me equivoqué. Y pienso también que los argentinos están más preparados que nosotros para escuchar a este español. Porque para escucharlo o tienes carácter, o aceptas sumirte en el llanto bohemio, el humo y el alcohol. Y, con todo respeto de la idiosincracia, los chilenos somos harto mamones. No tanto porque nos guste llorar y deprimirnos, sino porque cuando andamos tristes y con ganas de tirarnos del balcón no asumimos nuestra tristeza. Decimos que "nos duele la cabeza", "que estamos estresados", y ya en un colmo de sinceridad "que estamos deprimidos". Pero nada de andar asumiendo que uno sufre por penas de amor, porque no tiene plata o porque se le murió el perro. Vamos para allá tal vez, pero nos falta su resto. Por eso yo lo escucho a veces no más. Porque me falta voluntad para cantar cosas tan autoflagelantes. Aunque no falta la ocasión en que saco toda la bohemialcóholicamelodramática que hay en mí, y canto a Joaquín feliz de la vida.

9 comentarios:

andrecom dijo...

Ese Sabina es un viejo culiao!!! A los 50 años sigue haciendo buenas canciones y desgarrando almas con un buen ron y un par de puchos... Lástima que la mayoría aún lo recuerde por su balada "y nos dieron las 10 y las 11..."
Esa la única canción que se sabía mi vieja de Sabina, cuando en esa época compró el cassette. Yo lo escuché también en ese tiempo y jamás pensé que ese hombre mayor pudiera dedicarse al rock y a las buenas canciones.

Saludos

camafeo dijo...

Yo quiero ver ese DVD, pero con un cafecito, con los pies calentitos, y contigo, obvio.


Tu Pancho.

Cako_LaLaina... dijo...

a mmi me pasa lo mismo que a tu amiga lo escucho y me dan ganas de un wisky y casi un puro y recordar mil cosas jajajajaja pero bueno.!!!!
ahi le cantaremos!
saludos shi!!!
los vemos pa estas fiestas makabras!!!!!!!1 jajjajjja
bye laina

Emilia dijo...

Yo no le encuentro gracia a Sabina.....mejor que se dedique a escribir libros con sus "canciones poéticas", a que siga con esa garganta decadente y desafinada...tratando de hacer musica.

Me enojé tambien!!!

Jorge Enrique Díaz Pérez dijo...

Gracias por la visita, vuelva cuando quiera no más...

Saludo,s

Shidi ! dijo...

jajaja, esa es mi amiga mimi...

Fontana dijo...

También es bueno escuchar a Chavela Vargas: "tómate esta botella conmigo, en el último trago nos vamos".

El Efecto B. dijo...

Sabina también nos deja a veces esa saudade a los que no tenemos corazón de piedra!!!
salu2, gracias por la visita...

Anónimo dijo...

Entren a www.localidadesagotadas.com.ar , ahi todavia hay entradas para el recital de Sabina en Argentina. Saludos