martes, noviembre 06, 2007

Amor Fugaz


Qué es lindo enamorarse en la micro. O en el metro. Es como cuando una era escolar, y pinchaba con el vecino de la esquina en el paradero.
Sucede a veces que pasaron años y uno sólo se miraba. Luego un día lo viste con una mujer y un coche. Pero da lo mismo, lo miras igual que cuando eras escolar, él también, y los dos bajan la cabeza con una sonrisa.
Pero más lindo es enamorarse en la micro. O en el metro. Llegas a tu paradero o a tu estación, y dejas que el amor del momento se vaya, y sonríes por el regalo que fue.

14 comentarios:

Nati dijo...

la primavera.

PaCiTa dijo...

siiiii, bajas la cabeza como para que el no se de cuenta, consciente de que te estás delatando

buen post

Vania dijo...

...o giras para otro lado, sin admitir q en realidad buscas la miradita esa =/

Saludos

P.S: se vuelve muy incòmodo para mì =S

Pretoriano dijo...

El año pasado me pasaba eso. Este año no. Mal está la cosa.

Anónimo dijo...

¿Por qué no viajamos en una micro o en el metro juntitos?...así a ver si nos enamoramos, aunque sea por un ratito...Yo no bajaré mi cabeza.

Shidi ! dijo...

mirsh

guido_cc dijo...

Ojo, la foto no es mía, yo se la pedí a un user de Flickr

http://www.flickr.com/photos/preemergencia/

Shidi ! dijo...

gracias por la aclaration

LiRio dijo...

Cuantos amores fugases no?...

cuantos que pasaron y aun pasan por frente de nuestros ojos, recordándonos que estamos vivos, cambiando un poquito el ritmo del corazón, sólo el poquito tiempo que permite un cruce de miradas cómplices...

en la micro o en el metro, como dices tu...
en el banco de la iglesia... (hablo la beata)
en otra mesa del restotant..
en la fila del supermercado...

En fin, me gusta
y me gusto su post, le daré unas vueltas a este Blog.

:)

Quiltro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Quiltro dijo...

no pude evitar recordar un poema de Hahn:

Desventurados los que divisaron
a una muchacha en el Metro
y se enamoraron de golpe
y la siguieron enloquecidos
y la perdieron para siempre entre la multitud
Porque ellos serán condenados
a vagar sin rumbo por las estaciones
y a llorar con las canciones de amor
que los músicos ambulantes entonan en los túneles
Y quizás el amor no es más que eso:
una mujer o un hombre que desciende de un carro
en cualquier estación del Metro
y resplandece unos segundos
y se pierde en la noche sin nombre

Imadia dijo...

Jajajaja! Si pasaaaaaa!

Aunque yo extraño al rubiecito que me encontraba a diario en el metro... Tendrá clases en otro horario? Quién sabe.

Un abrazo!

L Mery dijo...

mmmm... voy a estacionar un rato el auto, que parece más divertido lo que nos cuentas...

jennifer muñoz dijo...

Me encanto el post porque me ha pasado muchas veces y en esos pequeños amores fugaces hay complicidad,miradas coquetas y mucha alegria :) .