jueves, abril 24, 2008

90's

Cuando tenía catorce años, y peleaba con el tema de ser adolescente, en una pantalla de un mall mientras esperaba al amor que me quitaba el sueño entonces, vi este video, (con look nada más noventero hoy). Ahí decidí que quería ponerme un aro en la nariz.
Al parecer hartas personas más quedaron prendadas de esta canción y su melosa melodía, porque al buscarla en you tube me aparecieron cincuenta mil covers de las más distintas especies.
Con cientos de canciones más o menos rockeras y con más o menos distorsiones que ésta, he ido decidiendo quién quiero ir siendo por la vida.
Y mientras más potente ha sonado un acorde, más segura he estado del camino a elegir.
Uno elige sus caminos. La vida que quiere seguir. Con quien quiere estar al lado. A veces de manera bastante torpe e inconsciente.
Y yo he elegido.
Y me hago cargo de eso. Lo que no significa que haya veces que uno se canse de la actitud madura y corra a hacer pendejadas, que ni a los catorce hizo.

Que suene la música.

(Aunque mi problema nunca fue ni con dios, ni con la religión, ni con el papa).

1 comentario:

Pretoriano dijo...

El lado penca de la adolescencia: no saber qué hacer con la propia vida. Yo sí sabía, pero por alguna extraña razón a ratos no quería saberlo.