sábado, diciembre 13, 2008

Recién Ca(n)sados


No entiendo los matrimonios. Es decir el rito matrimonial, y también la fiesta digamos. Y últimamente a mi entorno (el target me juega una mala pasada) le dio por casarse.
No soy católica ni cristiana, entonces el tema de la iglesia es un tema del que no me compete hablar.
Pero sí soy ciudadana, y encuentro tan fuerte meter la República dentro de tu casa, tus sábanas, decidiendo bajo las normas de un código, tu régimen conyugal, tu unión voluntaria. No sé, encuentro que son peras con manzanas a veces. Aunque suene de lo más jipi.

También me ponen nerviosa las fiestas matrimoniales. Encuentro que es tanto estrés. La liga, el ramo, el power point, la torta con cintas, el vals de los novios, palabras de buena crianza, el simulacro de un cuento de hadas, la invitación a primos que ni en el mismo matrimonio ves, el cotillón y la tía mayor bailando la mayonesa.
Suena medio amargado parece, pero a mí me encantan las fiestas. Adoro bailar por sobre muchas cosas en la vida. Pero tanto rito que no se siente, que se hace por hacer, lo encuentro un tanto absurdo.
Hace un par de semanas fui al matrimonio de una pareja de amigos. Y fue un matrimonio lindo. Muy de ellos. Hubo matrimonio civil, pero no iglesia, gesto de sinceridad que se agradece si en verdad nunca te ha interesado mucho la religión. Tampoco hubo vals, liga, cintas en la torta, ni power point. Y fue tan agradable. Una pareja de amigos que lleva diez años juntos y cuatro años bajo el mismo techo. La convivencia está probada, está claro que nadie te asegura nada, pero se conocen, han pasado muchas cosas juntos, buenas y malas, y su matrimonio nació de ese conocimiento y amor, no de convenciones sociales, que terminaron por dominar esa voluntad.
Igual estaba la tía medio loca bailando como quinceañera en la pista. Pero al menos no bailaba la mayonesa.
No voy a escupir al cielo en este post. Porque estoy enamorada, feliz y contenta con mi hombre, y uno no sabe las cosas que termina haciendo por amor jajajaja, pero no.
Me falta conocer Africa, Oceanía, China, el Medio Oriente. Me quedan un par de libros que escribir, un bosque entero que plantar, mil noches para dormir con mi novio, etc.
Que se case el resto, y que hayan muchos finales felices en las teleseries con matrimonios de ensueño. Aunque claramente el asunto lejos de terminar, recién comienza con un matrimonio.

pd: si ud. se casa pronto, por favor reconsidere la necesidad de un vals mal bailado y un power point en un proyector recalentado. Sus invitados lo agradecerán, y tal vez Ud. también.

5 comentarios:

Don Preto dijo...

La mejor parte es cuando no falta el grupito de pelotas de esos que los invitan a las fiestas de matrimonio que no se quieren ir y la pareja de recien casados que están más cansados que la cresta y que quieren que puro se termine todo.

Pablo Andrés Ponce dijo...

Algo en este texto me recordó el inicio de la película “El declive del imperio americano” [Le déclin de l'empire américain], la primera película de una trilogía del director Denys Arcand… de las cuales me quedo con la segunda “Las invasiones Barbarás” [Les invasions barbares]… en fin… parte del texto, casi al comenzar la película dice algo como…

“En una sociedad estable el matrimonio es una forma de intercambio económico y político, como una unidad de producción…“ un matrimonio bien constituido no guarda relación con la felicidad de ambos individuos…

Saludos…

Shidi ! dijo...

Qué buen coment Pablo, muchas gracias por la visita, me parece que no he visto las pelis, pero me suenan harto fijaté, les echaré un vistazo
salú

L Mery dijo...

es que "...hay gente que no debería involucrarse, algunos no deberíamos dar el sí.... yo no veo otra salida, no quiero pasar la vida, sin que la vida pase a través de mí..."

hay todo tipo de caminos, lo que cuenta es como uno va cantando a medida que avanza... y cantar de a dos, con o sin contrato es generalmente más lindo :)

el "p.d." está buenísimo!!!!!!!! es que ya con asistir a la misa es bastante enough como para atestiguar la amistad que uno siente por "los contrayentes"

Nati dijo...

yo tengo una amiga, ya no tanto en realidad que tiene planes de casarse, supe ayer y fue como yiiiaaaaaaaaaa.