viernes, mayo 22, 2009

Palabras Sobre Papel Pentagramado


¿Qué hace que una canción con sólo un compás te haga sostener la respiración unos segundos, para escucharla, disfrutarla, sentir cómo gozas con la melodía a la que te subes mientras avanza?
¿Qué hace que la ames y la hagas tuya?
¿Los recuerdos?, ¿Algún misterioso efecto endorfínico en el cerebro por un timbre específico?

¿Serán acaso las ganas de querer escribir y tocar algo igual un día?
¿Las ganas de transformar ese sonido en el mejor arte que uno sepa hacer?
¿Algún día quien la hizo, podrá saber que un lugar que se cae del mapa hay alguien disfrutando tanto su canción? ¿Tanto como el soplo que le llevó una madrugada a saltar de la cama y sentarse a tararear y escribir algo que tardaría meses en ver la luz, para oxidarse en el aire?

2 comentarios:

Seulement Laura dijo...

Es cierto, es increíble que una melodía puede o sanar o deprimir, puede crear un universo e incluso destruir el mismo.
Quizás es que tanto sentimiento derramado en aquel papel pentagramado sea lo que se transmita en los ojos de nuestros oídos.

te quiero

rubentc87 dijo...

es la droga que no necesitas fumar, tomar , ni inyectarte, y te dará el mismo efecto sin efectos secundarios.. .
prueben jueguen con su mente, sin necesidad de nada externo