sábado, enero 26, 2008

Sábado


Despierto con el ruido de la lluvia en el techo. No entiendo nada; confundida me levanto y miro por la ventana. Los techos de Ñuñoa mojados y el cielo apretado como en una isla.

De vuelta a mi casa, digo que prefiero irme caminando; en auto, la humedad del pavimento y las hojas, no te llegan a la piel. En la primera cuadra una señora se sube a un taxi exclamando que esto parece Brasil.

Y me acuerdo todo lo que hemos conversado y todos los consejos de viaje: En esa ciudad hace mucho calor en el día, pero las tardes son súper frescas” “Lleva hartas poleras, pero también lleva una parka por si te pilla la tormenta. Y pienso también en la otra vez cuando hablábamos de lo difícil que es hacer la maleta en la estación contraria.

Entonces esta lluvia es un regalo. Y eso que a mí no me gusta nada que se parezca un poco al invierno. Pero caminar, mojarme y secarme con el sol en sólo unas cuadras, es un approach al viaje que se viene.

Entonces ahora entiendo bien lo que tengo que poner en mi bolso.

(como dijo natinats), me está gustando este verano 2008.

5 comentarios:

Nati dijo...

shidi
que bacan.
solo eso
que pulento bacan
muamua

Pretoriano dijo...

¿Lluvia? ¿Cuál lluvia? ¿Ese par de gotas que cayó en el patio? :(

moni dijo...

amiga lindo ... pero no pude evitar seguir durmiendo!
maldicion!
jajaja
besos
moni

Nati dijo...

hai cachado que hay gente poncia, pero del corazon, como que tienen sobajeos emocionales todo su vida. y asi van de un sobajeo en otro.
valor! a la luz!

Nati dijo...

oye lo pasamos bien hoy.revise mi camarita y estaba todo bien.
asi que tendremos fotos en 4 cuadros de nuestro día.
linda shiiii!
te quiero
muamua